De terror y miedo

Lo Último

Hay que llenar solicitud para ser ‘caballero templario’

Como si se tratara de solicitar un empleo formal, para ingresar a la organización criminal “Los Caballeros Templarios”, no sólo hay que pedirlo, sino también se tiene que llenar una solicitud y pegar una fotografía.

También se piden dos referencias que consideren al solicitante “apto” para realizar el trabajo.

De acuerdo con el procurador de justicia de Guanajuato, Carlos Zamarripa, mostró solicitudes de empleo que se encontraron en casas de seguridad.

En los papeles, los aspirantes tenían que especificar sus últimos empleos criminales y poner la razón por la que dejaron de cometer los delitos que ya hacían. En una aparece la foto de uno de los hombres que fue a pedir chamba.

“Hasta dónde llegaba esta organización criminal, que contaban con el currículum de cada uno de sus integrantes. Les muestro un documento en que una persona, con una solicitud de empleo, les requirió trabajo. En el área donde dice Empleos Anteriores, puso que era tirador de droga, tirador de droga por teléfono y repartidor de droga. Y en la parte donde dice Separación del Cargo, le puso: por prisión”, relató el procurador.

Consideró que aunque a cualquiera le parece que son cosas absurdas, habla del control y organización que tenía esta banda criminal.

“Tenemos documentos de soporte con las bitácoras de servicio de cada integrante, desde el que robaba hasta el que asesinaba y descuartizaba. Hay registros de sus actividades en físico y electrónico. Tenían toda una complejidad de información, tenían el control de la plaza en todos los sentidos”, indicó.

Policías ministeriales catearon 20 casas de seguridad de la organización, en las que encontraron una lista de 650 personas que eran extorsionadas, desde personas que lavan coches en centros comerciales hasta empresarios.

Zamarripa Aguirre detalló que además la empresa criminal contaba con una bitácora de servicios por grupo, y hasta tenían la bitácora de estímulos dada a los integrantes por buena actitud.

En una de las casas se llevaba a cabo la contabilidad del grupo y les aseguraron un cuarto de millón de pesos, archivos de cómputo, recibos de nómina de sus elementos y de los que sobornaban.