De terror y miedo

Lo Último

El cuarto Atentado al hijo de Javier Torres Félix, el JT

Nuevo intento de matar a un hijo del JT

El reporte llegó poco después del amanecer del domingo 10 de junio a la policía. Un grupo de jóvenes que había estado en una fiesta en la colonia Ignacio Ramírez fue atacado a balazos. El saldo: dos hombres y una mujer heridos.

Pronto se sabría que uno de los heridos era Joel Torres Jiménez, de 22 años de edad, hijo de Javier Torres Félix, el JT, un operador del cártel de Sinaloa que actualmente se encuentra preso en una cárcel de Mississippi, en los Estados Unidos.

El JT fue detenido en Culiacán el 27 de enero de 2004, después de que en un enfrentamiento un grupo de gatilleros a su cargo le dio muerte a un militar. Fue acusado de delitos contra la salud, lavado de dinero y asociación delictuosa, y extraditado a los Estados Unidos el 30 de noviembre de 2006.

Torres Jiménez, de acuerdo con los reportes médicos, recibió tres balazos, dos en el pecho y uno en la espalda que lo mantienen entre la vida y la muerte. Los otros dos jóvenes fueron declarados fuera de peligro.

El ataque ocurrió por el bulevar Pedro María Anaya en la colonia Ignacio Allende cuando los tres jóvenes fueron acribillados con armas de grueso calibre por un comando que arribó al lugar.

Otro de los heridos fue Cristian Gallardo León de 28 años. Todos fueron trasladados a una clínica particular para que recibieran atención médica; también resultó herida una joven de 24 años identificada solo como Karina.

Una de las versiones señala que los jóvenes se encontraban platicando en la calle sobre la banqueta y otra que los jóvenes viajaban a bordo de un vehículo Audi modelo 2010 con placas de circulación VMM-1675 de Sinaloa, así como en una camioneta Cherokee de color tinto.

Lo que está confirmado es que tanto Joel Torres como sus compañeros acribillados estuvieron conviviendo la noche anterior en una fiesta realizada en el salón Party Jal’s, ubicado en la misma colonia.

Los tres jóvenes fueron auxiliados por testigos de la agresión y fueron trasladados a las instalaciones de la Clínica Culiacán, que inmediatamente fue protegida por policías y militares ante el temor de un nuevo ataque.

La joven que acompañaba a Joel Torres solo presentó una herida leve en una pierna, por lo que fue sacada por sus familiares minutos después de ingresar al nosocomio.

La muerte siempre acecha

No es este el primer ataque que sufre el hijo del JT. El 4 de abril de 2008, apenas iniciada la guerra entre los hermanos Beltrán Leyva y las huestes de Ismael Zambada y Joaquín Guzmán, Joel Torres sufrió un primer atentado en su contra en la colonia Emiliano Zapata, por la avenida Revolución, esquina con Tierra y Libertad.

Torres Jiménez y dos jóvenes más se encontraban en un billar cuando fueron acribillados con fusiles de asalto AK-47. Joel Torres tenía 19 años de edad y presentó tres impactos de bala en el tórax y uno más en el abdomen, pero sobrevivió.

Otro ataque ocurrió el 18 de enero de 2010, cuando Joel Torres fue víctima de un levantón. De 21 años, circulaba por la avenida Revolución en compañía de varios jóvenes en dos vehículos y al llegar a la calle José Vasconcelos, en la colonia Guadalupe Victoria, fueron interceptados por un grupo armado de al menos 30 sicarios.

Los hombres armados descendieron de sus vehículos y obligaron a los muchachos a subirse. En el lugar quedaron abandonadas las dos unidades que más tarde fueron recogidas por otras personas. Cuando los policías municipales y ministeriales arribaron a la escena, los carros en que viajaban los levantados se habían “esfumado”.

Un par de días después se supo que Joel Torres había sido liberado por sus captores a cambio de otro individuo que los sicarios de Manuel Torres, tío de Joel, tenía secuestrado.

La historia quedó ahí, hasta que el sábado 27 de febrero, un grupo de sicarios intentó asesinar al hijo del JT cuando viajaba por el bulevar Sinaloa de la colonia Las Quintas en una lujosa camioneta Mercedes Benz color blanca.

En la lluvia de balas, una mujer identificada como Alejandra Valenzuela que pasaba por el lugar resultó lesionada de varios impactos. Ambos jóvenes fueron trasladados a un hospital particular, pero Antonio Estrada murió a consecuencia de las heridas que sufrió.

El ataque se registró a las 21:00 horas cuando Torres Jiménez y Estrada Angulo viajaban a bordo de una camioneta Mercedes Benz color blanco de modelo reciente y fueron alcanzados por un comando que, al emparejárseles, abrió fuego.

Ese día había sido una jornada sangrienta en Culiacán, pues en la colonia Morelos dieron muerte a siete jóvenes, la mayoría menores de 22 años. En otros hechos, tres personas más, entre ellas un agente de Tránsito, murieron asesinadas.