“No voy a claudicar… aun moribunda”, advirtió en 2011 tras sufrir ataques


La necropsia practicada al cuerpo de la exalcaldesa del municipio de Tiquicheo, Michoacán, María Santos Gorrostieta Salazar, determinó que la causa de su muerte fue traumatismo craneoencefálico severo.

En enero de 2011, la exalcaldesa difundió en un mensaje a través de su página de Internet que el compromiso que tenía con sus ideas y con el pueblo era la fuerza interna que tenía para levantarse “aun moribunda”, frente a la adversidad, en referencia a los dos ataques que había sufrido, uno en octubre de 2009 y otro en enero de 2010.

“Me levantaré las veces que Dios me lo permita, para continuar buscando, arañando, gestionando planes, proyectos y acciones en beneficio de toda la sociedad, pero más en particular de los desprotegidos”, advirtió.

En su mensaje, expuso que de los mayores desconsuelos que puede padecer un ser humano, es el dolor del alma.

La expresidenta municipal afirmó que en otra época de su vida, tal vez hubiera renunciado a su cargo, a sus responsabilidades como presidenta municipal de Tiquicheo. “Pero ahora, no; no es posible que yo claudique cuando tengo tres hijos, a los cuales tengo que educar con el ejemplo, además del recuerdo que poseo del hombre de mi vida, del padre de mis pequeños, aquel que supo enseñarme el valor de las cosas y a luchar por ellas”.

Luego de que las autoridades confirmaron el deceso de Gorrostieta este sábado, el secretario de Gobierno del estado, Jesús Reyna, dijo que desconocía qué tipo de objeto se utilizó ni cómo ocurrió el asesinato.

Sin embargo, en declaraciones al diario Reforma aseguró que el cadáver no presenta impactos de bala ni otro tipo de lesiones.

La exalcaldesa, quien había sufrido dos atentados previos, fue identificada por sus familiares este viernes en el Servicio Médico Forense (Semefo).

Gorrostieta Salazar había sido reportada como desaparecida el 14 de noviembre pasado ante la Dirección Antisecuestros y Extorsiones de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de Michoacán.

Según la versión de la persona cercana a la expresidenta municipal, la última vez que tuvieron contacto con ella fue el lunes 12 de noviembre, por lo que presentaron la denuncia correspondiente dos días después.

De acuerdo a la versión de desaparición hecha por la persona cercana a la ex presidenta municipal, la última vez que tuvieron contacto con ella fue el reciente lunes 12 de noviembre, por lo que presentaron la denuncia correspondiente dos días después.

La PGJ realiza las investigaciones correspondientes para el esclarecimiento del caso, dentro de la averiguación previa número 296/2012-UC por el delito de homicidio.