Detienen a policías por hacer tragar balas a hombre y violarlo con un bat

Tres policías municipales de Ciudad Juárez, Chihuahua fueron detenidos, acusados de los delitos de abuso de autoridad, uso ilegal de la fuerza pública, tortura y abuso sexual.

Los agentes son Miguel Pascual Melitón, de 28 años; Magdalena González Avellaneda, de 41 y José Luis González Hernández, de 28, quien presuntamente introdujo un bat de beisbol por el recto a una de las víctimas para hacerlo confesar una supuesta venta de droga.

En total son cinco los oficiales preventivos acusados, pero dos de ellos están prófugos.

La investigación señala que el 6 de mayo pasado un hombre viajaba en una motocicleta acompañado de otro por el bulevar Norzagaray, en la colonia Felipe Ángeles.

Cuando un grupo de agentes les marcó el alto, el conductor de la moto pensó que le pedirían algún trabajo de carrocería, ya que a esa actividad se dedica.

Sin embargo, los policías empezaron a cuestionarlos sobre “¿dónde tenían la droga?”.

Una de las víctimas respondió que ellos no sabían nada, por lo que ambos fueron subidos a una patrulla y trasladados a un inmueble cercano.

Ahí, los agentes empezaron a golpearlos y a exigirles que les dieran la información, pero como no “confesaban” siguieron agrediéndolos.

Un policía cubrió con cinta adhesiva los ojos de una de las víctimas y le vació el contenido de una botella de licor en la cabeza.

Como continuó negando que se dedicara a vender droga, lo obligaron a tragar tres balas rociadas con sus orines, dos de las cuales vomitó y una se le alojó en el intestino.

Los hombres indicaron que los uniformados también amenazaron con dispararle en la cabeza a uno de ellos para de esa manera “acabar con el problema”.

Debido a que otra vez se negaron a aceptar que se dedicaban a la venta de estupefacientes, el agente José Luis González Hernández tomó un bat de madera y se lo introdujo en el ano a la víctima para obligarlo que “confesara”, mientras que al otro hombre lo seguían golpeando los otros oficiales.

Como no aceptaron dedicarse al narcomenudeo, los dos hombres fueron llevados a una estación policiaca y puestos a disposición de un juez por la falta administrativa de consumir bebidas alcohólicas en la calle.

Luego de permanecer unas horas detenidos, finalmente fueron puestos en libertad y acudieron a la Fiscalía General del estado para interponer una denuncia.

El médico legista determinó que uno de los hombres tenía una bala alojada en el intestino.

Además, encontró evidencia de desgarramiento anal, por lo que de inmediato se integró una carpeta investigación que se puso a disposición de un juez que emitió una orden de aprehensión el 17 de noviembre pasado.

Los agentes municipales fueron detenidos por elementos de la Policía Única Investigadora (PUI).

Esta mañana los tres policías fueron presentados ante el juez de Garantías en una audiencia en la que agentes del Ministerio Público les formularon los cargos mencionados.